La Peregryna

[Idea]

Mes: julio, 2014

Los hombres del mar

Sebastian salgado

Sebastian salgado

No recuerdo su nombre. Pero puedo contarte que después de caminar dos horas por el malecón, todavía tuvimos fuerzas para bailar algún son en medio de la calle, apuntado a la madrugada. Y yo quise bailar más pero el lugar era reducido y eramos extranjeros. Me gustó caminar con una cerveza, ver la oscuridad del mar y tomarle fotografías a las olas que chocaban contra las rocas de la playa. Ver el faro. Oír las historias de hombres que conocían por primera vez el mar, que perdían sus lentes con el viento del golfo. Todos dejamos algo, dije, pero quizá no lo dije en voz alta.

Hubo poesía. De esa que no volverá a ser la misma porque necesita de un compañerismo que sólo se da en ciertos momentos, bajo ciertas circunstancias, y, porque no, bajo ciertos efectos. El del mar era imponente.

¿Qué quiero contarte?

No sé, perdona incluso si te tomo de pretexto para escribir. Hacía mucho que no lo hacía y por estos días he estado tan mal que quisiera sólo vomitar para que mi cuerpo disimule entre la gente que no está intoxicado.

Vuelvo a recordar que uno puede tener toda la voluntad del mundo y aun así, las cosas no siempre salen bien. Se supone que uno debe de estar contento con el esfuerzo que hubo, si es que lo hubo, y dejar de preocuparse porque las cosas pasaron o no.

No es mi caso, siempre he sido indecisa, aunque, cuando decido algo, soy infatigable. Bueno, tal vez era, ahora soy más fatigable que nunca porque estoy más vieja. Y recordar es cansado, lo es…

 

Me gustan los hombres del mar.

Anuncios

Enigma

 

Ansel Adams

El misterio que tú eres para mí
y yo soy para ti
y todos somos para todos…

¿Por qué actuamos así?
¿Por qué llegamos
a este momento inexplicable
(que es hoy y siempre)?

Si supiera quién eres y quién soy,
si supiese por qué eres y por qué soy,
la vida perdería su intensidad lacerante.

Dejaría de ser lo que es en verdad:
el enigma sin fondo.

José Emilio Pacheco