Tu nombre hecho de ruidos de palomas que se vuelan…

Hoy me acordé de Huidobro. Debe ser que algo del recuerdo viaja siempre en los puentes llenos de palabras. A ellos no les importa el tiempo, a la literatura tampoco, y es por ello que sus discursos nos dicen cosas del mundo que no entendemos pero que nos hacen vivir.

Y entonces estoy escribiendo ahora, brindando porque las historias sobreviven. Somos hablados por una narración que nos trasciende. Somos personajes que prestan sus bocas y oídos a las historias que se cuentan desde hace milenios.

…las palabras son semillas esparcidas. Nada muere, todo florece en otro tiempo, en otro espacio, en otra historia.

IN MEMORIAM. JCSC